Hemostasia con Disposivos Electronicos – Electrocirugía.

La corriente eléctrica alterna de alta frecuencia ha sido, desde sus inicios la herramienta más utilizada por el cirujano para seccionar o coagular tejidos.

Los principios físicos en que se sustenta la electrocirugía están ligados a las propiedades energéticas de las partículas elementales.

La corriente eléctrica es un flujo de electrones y las variaciones en la energía de los electrones son radiadas en forma de energía electromecánica y viceversa (recepción y emisión).

Esto se debe a que el flujo de electrones tiene dificultad a su paso a causa de la resistencia que ofrecen los tejidos (impedancia) y cede energía en forma de calor. Los electrones no son absorbidos por el tejido, pero su energía si lo es.

Todos los electrones después de hacer su trabajo retornan a tierra buscando el camino de menor resistencia. Cuando el punto de contacto eléctrico es muy restringido, se concentrará mucha energía en él.

Suscribite a nuestra newsletter para ser el primer infomado

Una densidad de energía superior al calor latente de vaporización hará que las células se desintegren en esa zona. La corriente alterna presenta una onda de forma sinusoidal lo que refleja la polaridad alternante propia de esta corriente.

Esto ayuda a comprender que la corriente de radiofrecuencia no fluye en una sola dirección, sino que se mueve rápidamente en dos direcciones a través de los tejidos. Estos principios se aprovechan para obtener las distintas funciones electroquirúrgicas: electrosección, pura o combinada, electrocoagulación; electrodesecación por fulguración, desecación parcial destructiva por medio de arcos eléctricos. Las unidades electroquirúrgicas utilizan una corriente alterna de frecuencia superior a 0,3 MHz con el fin de evitar la sobreestimulación nerviosa y la acumulación de carga eléctrica (efecto farádico) obteniendo sólo efecto térmico.

En el mercado dirigido a la cirugía hay dos tipos de instrumentos que se diferencian por la frecuencia portadora de su generador: electrobisturí y radiobisturí, realizando funciones parecidas.

El electrodo neutro es el accesorio que diferencia el tipo de equipo que en el caso del radiobisturí se llama antena y está recubierta de un material aislante que impide la conducción eléctrica a través de ella, permitiendo la recepción y emisión electromagnética.

Amplia la informacion en el Libro Soporte Tecnológico de la Cirugía