Anestesia en cirugía vascular .Evaluación preoperatoria (Consideraciones especificas)

En pacientes con historial previo de infarto de miocardio reciente, se demorará si es posible seis semanas la cirugía. Otro factor predictivo de morbimortalidad cardiaca en pacientes vasculares es la insuficiencia cardiaca congestiva, siendo necesario evaluar la fracción de eyección del ventrículo izquierdo.

También se recomienda el control preoperatorio de la tensión arterial y seguir con la medicación antihipertensiva hasta el día de la intervención. Podríamos exceptuar a los IECA y los ARA, por riesgo de hipotensión grave en la inducción anestésica.

No se recomienda disminuir las TA basales por debajo de 160 mmHg. En pacientes coronarios operados de cirugía vascular mayor para disminuir el riesgo de complicaciones se recomienda el tratamiento farmacológico óptimo con betabloqueantes, estatinas y antiagregantes plaquetarios.

Suscribete a nuestra newsletter para ser el primer informado

En la valoración pulmonar la historia previa de tabaquismo y de enfermedad pulmonar obstructiva crónica tiene una alta prevalencia, siendo la EPOC un factor predictor de complicaciones cardiacas posteriores a la cirugía de aorta abdominal.

Deberemos pautar fisioterapia respiratoria incentivada y administrar broncodilatadores de forma preoperatoria. Se aconseja dejar de fumar dos meses antes de la intervención.

La insuficiencia renal es un factor predictivo de riesgo cardiovascular y también un factor predictor de disfunción renal postoperatoria, sobre todo en cirugía de aorta. El uso de contrastes yodados en la cirugía endovascular, así como factores hemodinámicos durante la misma pueden condicionar un empeoramiento de la función renal.

La Diabetes Mellitus presenta una alta prevalencia (50%) en pacientes para cirugía programada de cirugía vascular. La metformina debe ser retirada 48  h antes de un procedimiento endovascular, ya que el uso de contrastes yodados puede provocar acidosis láctica.

El manejo de la anticoagulación y antiagregación en la cirugía vascular ha aumentado el riesgo para todas las técnicas de anestesia regional, con potencial riesgo de hematoma raquídeo, raro pero real. Los fármacos que alteran la hemostasia son un tratamiento habitual en los pacientes de cirugía vascular, ya sea por su patología arterial o por su patología cardiaca concomitante.

En la siguiente tabla expondremos las recomendaciones actuales respecto de los intervalos mínimos de seguridad para la realización de una técnica regional neuroaxial

Este texto es un extracto del libro Tratado de Patología Vascular (accede a su descarga) y los autores del articulo completo son:

Felipe Muñoz Zurdo, Iciar Martínez Almeida Castaneda, Ángel Fernández Collantes y M del Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Valladolid, España  &. Magdalena Muñoz Zurdo del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca. Salamanca, España


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *